DIY

Cómo preparar un desayuno sorpresa

Pocas cosas hay más agradables que nos lleven el desayuno a la cama y despertar con el delicioso aroma del café recién hecho. Así que, ¿por qué no preparar un súper desayuno sorpresa a algún ser querido? Un gesto sencillo que puede hacer feliz a cualquiera, ya sea en un día especial o cuando menos se lo espere. Así demostramos que nos hemos esforzado, dedicando tiempo y cariño en prepararlo, y además hacemos que empiece el día de manera deliciosa.

Cómo preparar un desayuno sorpresa

A continuación te damos algunas ideas para que prepares un desayuno inolvidable para tu ser querido. 

Caja de desayuno decorada

Un desayuno sorpresa es un regalo así que debería presentarse en una bonita caja. Nada de llevar una bandeja con un plato como un día cualquiera, hay que trabjarselo más. Comenzaremos por lo tanto escogiendo una caja grande, de colores o de cartón sencillo, que entregaremos decorada con un bonito lazo. Otra opción es utilizar una cesta  de mimbre, decorada con flores y una tela de tradicionales cuadros. 

Pequeños detalles

Dentro de la caja o la cesta, colocaremos elementos propios de una celebración, como corazones de cartulina, un pequeño ramo de flores, pétalos de rosa… También podemos incluir un regalo, por simple que sea; al fin y al cabo el valor de un regalo no depende de lo que paguemos por él.  Si quieres hacer que la sorpresa sea aún más bonita, incluye una tarjeta o una postal con un mensaje muy especial para esa persona. Vuelca en palabras el amor que sientes, el agradecimiento que quieres expresar, algún buen deseo o una enhorabuena. Aprovecha la ocasión para decirle a esa persona cuánto la quieres.

Como hacer que el desayuno sea diferente

Además de la caja en la que colocaremos el desayuno, también es muy importante la forma en la que vamos a presentar los alimentos. Por ejemplo podemos incluir fruta cortada con formas, huevos fritos en forma de corazón, tortitas con carita, ¡seamos creativos! Otra forma de conseguir que el desayuno se vea especial, es escoger un menaje diferente, como usar servilletas de papel originales, cubiertos de madera atados con una cuerda o un lazo o recipientes con algún detalle bonito.

De qué se compone un desayuno sorpresa

Ahora viene la elección de los alimentos. Obviamente dependerá de los gustos de la persona agasajada, así que elegiremos ingredientes que sepamos que le van a gustar. Tal vez no sea el momento de innovar y tirar de cosas exóticas, ya que lo que queremos es acertar de pleno. Estas son algunas ideas que probablemente te garanticen el éxito.

  • Zumo, smoothie o batido de frutas. Empezar el desayuno con una bebida fresca es una delicia, así que deberíamos incluir algún zumo o batido preferiblemente natural. Mucho mejor si lo preparas tú con los ingredientes que más le gusten. 
  • Bebida caliente. Imprescindible en cualquier desayuno, sea café, chocolate o té. 
  • Fruta fresca. La fruta nunca falla, además es fundamental en un desayuno equilibrado. Será mucho más apetecible si la presentamos cortada, en brochetas, en un vistoso bol con yogur y muesli, etc.
  • Salado. Para esto se puede recurrir a las clásicas tostadas, o panecillos de cereales. Si eliges un pan artesano, mucho mejor. Se puede acompañar de tomate, paté, humus, huevo, revuelto, o cualquier otra opción que sea del agrado de tu persona especial. Un sandwich también puede ser una gran idea.
  • Dulce. Y el toque final se lo dará el dulce, que no puede faltar y que le encanta a todo el mundo. Las opciones son infinitas, desde bizcocho, hasta muffins, croissant, cookies, etc., Tanto mejor si te atreves a prepararlo en casa, que lo casero siempre está más rico.

Como ves, sorprender y hacer feliz a una persona es muy fácil. Pero si necesitas más ideas no dudes en contactarnos

Este artículo tiene 1 comentario

  1. Pingback: Los mejores planes para un Día de la Madre muy especial - It Party

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *