fiesta zombi
Fiestas Adolescentes

Celebra el 4 de febrero con una aterradora fiesta zombi

¿Sabías que existe un Día del Orgullo Zombi? Se celebra el 4 de febrero y es una jornada para que todos los fans de esta temática disfruten compartiendo su afición con personas afines. Se eligió ese día porque es el cumpleaños de George Romero, el director de la primera película de culto de zombis «La noche de los muertos vivientes”, que se estrenó en 1968. Es, por lo tanto, la excusa perfecta para hacer una fiesta temática, ¿por qué no? No hay necesidad de restringir a este personaje del mundo de terror a una fiesta de Halloween. Démosle a estos seres el protagonismo que merecen. Estas son algunas ideas para comenzar a organizar desde hoy mismo una terrorífica fiesta zombi.

Invitaciones aterradoras

Hay que empezar por el principio, es decir, por las invitaciones. En internet se puede encontrar un montón de inspiración de esta temática. Si nos sentimos creativos podemos hacerlas a mano y entregarlas en persona o enviarlas por correo postal, a la antigua usanza. También tenemos la opción de usar invitaciones electrónicas que podemos personalizar según nos convenga. Para que los invitados se vayan poniendo en situación, usa diseños apocalípticos y usa términos como “infección”, “contagio”, “caminantes” o “muertos vivientes”.

Decoración para una fiesta zombi

Este es el paso más importante si queremos conseguir una fiesta realmente aterradora y apocalíptica. Los fans de Halloween tal vez puedan reutilizar algunos de los elementos de la noche de los muertos como tumbas, telarañas y elementos sangrientos. Los huesos y las calaveras también funcionan en una fiesta zombi. En esta mitología fantástica de la cultura popular, hay un gran componente de contagio, así que podemos incluir elementos que recuerden a un laboratorio científico y colocar carteles de “precaución”, “peligro infección”, etc. e incluso cintas amarillas de señalización.

definir-titular-1
definir-titular-2

Un menú para zombis

Los zombis son caníbales, así ese es el catering que hay que ofrecerle a los invitados. Con un poco de imaginación y moldes especiales podemos hacer platos que simulen extremidades, dedos, ojos, etc. Con una manga pastelera podemos decorar cupcakes a modo de cerebro con bastante realismo. Eso sí, que no se vea demasiado asqueroso, no vaya a ser que nadie se lo quiera comer. No hay que olvidarse de las bebidas, a base de sueros de sangre, venenos o pócimas infectadas de virus zombi.  

definir-titular-6
definir-titular-3
definir-titular-5

Iluminación

No hay decoración que valga sin una iluminación adecuada. A los zombis no les gusta demasiado la luz del sol, así que hay que procurar un ambiente bien tenebroso. Velas, luces tenues, incluso podemos cambiar las bombillas por unas de algún tono verdoso, que le dará a la fiesta ese aire opresivo de película de terror.

El disfraz

Por supuesto, en una fiesta zombi la etiqueta de vestimenta es un buen disfraz. Es la parte crucial para conseguir una fiesta de miedo y totalmente apocalíptica. Para el rostro, se puede usar una máscara o una careta. Sin embargo, maquillarse puede ser mucho más divertido. No es fácil conseguir un gran realismo si no se es un profesional del maquillaje, pero en internet hay tutoriales que pueden ayudar. Hay que quedarse con tres claves básicas para un buen maquillaje zombi: la palidez, las ojeras y alguna herida en la cara. En cuanto a la ropa, es más sencillo, basta con alguna prenda vieja con alguna rotura, que se pueda ensuciar con sangre de mentira.

¿Qué te parece la idea? ¿Te animas a hacer una fiesta zombi para celebrar su gran día internacional?

definir-titular-8

Deja una respuesta