Actividades

Halloween 2020

No podemos ignorarlo: 2020 ha marcado un antes y un después, nuestra vida ha cambiado, sobre todo en el aspecto social y en la forma de relacionarnos. Pero hay que seguir adelante intentando encontrar cierta estabilidad, en una realidad tan imprevisible. Esto es importante especialmente para los niños, que necesitan seguridad para poder crecer emocionalmente equilibrados.

Halloween 2020: con mascarilla incorporada

Una forma de hacerlo es establecer una rutina fija y esto incluye mantener las fechas marcadas por el calendario, como las festividades. Este tipo de festejos son importantes, no solo para tener un momento de diversión en mitad de las tareas cotidianas; también cumplen una función de cohesión social, algo imprescindible en estos momentos. Así que esto es motivo más que suficiente para ponernos a preparar Halloween, una de las festividades preferidas por niños y mayores.

Este año partimos con la ventaja de que todos llevamos la mascarilla puesta, pero para darle un toque más acorde a la ocasión podemos personalizarlas y fabricar mascarillas protectoras terroríficas. Eso sí, es importante tener en cuenta qué tipo de mascarilla se va a retocar para saber de antemano si admite manipulaciones como pinturas para tela, abalorios y otras decoraciones. En la red existen un montón de tutoriales para organizar un pequeño taller de mascarillas. 

Actividades sin contacto

Qué haya que limitar el contacto físico no significa que no se pueda disfrutar de juegos divertidos, tanto fuera de casa como en el exterior. La recomendación es celebrar en zonas abiertas, si el tiempo lo permite, pero si se hace dentro de casa hay que reducir el aforo para que los pequeños puedan mantener cierta distancia de separación. En el jardín, parque o patio, se pueden hacer actividades como carreras de equilibrios (con una calabaza o una manzana en la cabeza) o una búsqueda del tesoro con pistas terroríficas. Lamentablemente este año es mejor prescindir del clásico ‘truco o trato’ puerta a puerta. Si optamos por pasar la noche de Halloween en casa, se puede preparar un bingo de miedo donde los pequeños tachen murciélagos, arañas, escobas de brujas o tridentes de diablo. Los juegos de mímica también son muy divertidos y, por supuesto, la maratón de películas de terror no puede faltar. Seleccionando las pelis en función de su edad, por supuesto. 

Una idea que hemos visto en algunos centros de ocio y escuelas para mantener a los niños más pequeños separados, es colocar un aro o un hula hoop en el suelo para que los niños se sienten en el interior, cada uno en el suyo, a ver la película. También se puede aprovechar para hacer un taller de manualidades y fabricar un coche con cajas de cartón, como si estuviesen en un autocine. Son muy fáciles de hacer, solo hace falta pegamento, cartulinas e imaginación.

Lavado de manos

Nunca a lo largo de la historia ha tenido la humanidad las manos tan limpias como ahora. Y debe seguir siendo así, por eso, si hacemos una reunión, fiesta, merienda o celebración en casa, es conveniente tener dispensadores de gel hidroalcohólico en varias zonas de la casa y recordar a los invitados que lo tienen que usar. Para darle un toque más festivo y ‘menos sanitario’, ¿por qué no decorar los envases con motivos de Halloween? Solo hay que dibujar con rotulador unas calabazas, telarañas o dientes de vampiro. En las tiendas de papelería y bazares podemos encontrar pegatinas, si queremos algo más rápido y sencillo.

No podemos olvidar que las toallas no pueden ser de uso común y que cada niño y adulto invitado tiene que usar su propia toallita de papel desechable. Igualmente, podemos crear una zona en el recibidor donde los niños puedan descalzarse y dejar los zapatos, e incluso se les puede ofrecer unos calcetines con dibujos aterradores. 

Reduciendo el grupo de niños y manteniendo algunas precauciones, podemos seguir celebrando Halloween, una de las noches más mágicas del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *